Cuando visito una ciudad aunque sea por un solo día me propongo la tarea de buscar a los vendedores de libros usados, nunca se sabe que tesoros se puede encontrar uno en sus mesas, y en el último viaje que hice a Caracas me encontré con varios, revisé y al final por 200 bolívares me compré el libro del que hablaremos en este ENTRE LIBROS. Cuando se lo mostré a mi maestro y amigo Ángel María Morán lo único que me dijo fue: “tienes un tesoro en tu poder, nunca lo pierdas”.

Charlas sobre ARTE y LITERATURA en el foro de Yenán (Ediciones Pueblos Unidos, Buenos Aires-Montevideo, 1957), es el discurso que el gigante Mao Tse Tung (China, Shaoshan, N. 26 de diciembre 1939. M. 9 de septiembre 1976) pronunció el 23 de Mayo de 1942 en el foro de Yenán, de este libro leí cada capítulo dos veces, algunos hasta tres para no perder ninguna buena idea, subraye algunos párrafos que me parecieron esclarecedores con respecto al tema del arte y la literatura en medio de procesos revolucionarios, no todo lo escrito en el texto tiene vigencia en la actualidad, pero la gran mayoría de las ideas base de su discurso son de gran utilidad en nuestro país en la época que vivimos.

Las 76 páginas de Charlas sobre ARTE y LITERATURA en el foro de Yenán me atraparon completamente, el libro contiene cinco breves capítulos, los temas son comunes y hasta en algunas oportunidades han sido discutidos por intelectuales en foros o encuentros: la función del arte y la literatura en tiempos de revoluciones, su importancia como parte de la maquina que mueve los cambios sociales a través de los códigos culturales, y como es un tema que se renueva constantemente es bueno conocer que se ha dicho y hecho en función de él.

Una de las grandes verdades es que existen escritores que no son afectos a procesos revolucionarios porque sus posturas políticas son opuestas, y otros que desde siempre apoyan las revoluciones y para ellos Mao lanzo la siguiente reflexión:

“Adecuar convenientemente el arte y la literatura en el conjunto de la máquina revolucionaria como partes componentes, para hacer de ellos un arma poderosa que una y eduque al pueblo, para atacar y aniquilar al enemigo, para ayudar al pueblo a combatir al enemigo con un solo impulso y un solo propósito. ¿Cuáles son los problemas a resolver para lograr este objetivo? Pienso que son problemas relacionados con el punto de partida, con la actitud y con el público de los artistas y escritores, y de cómo éstos deberían trabajar y cómo estudiar” (Charlas sobre ARTE y LITERATURA en el foro de Yenán, páginas 9 y 10).

Una de las dudas que como intruso en el gremio de los escritores me he preguntado siempre ha sido si ¿El arte y la literatura deben ser un apéndice de las revoluciones o un aliado? leyendo el libro me he dado cuenta que no se trata de una ni de otra, sino que las dos son parte de un proceso histórico-social que determina la cambiante relación dominante entre ambos. No se puede entender la revoluciones sin entender los elementos cultural de la población en la cual se da (el arte y la literatura juegan un importante lugar en estos elementos), como tampoco se podría estudiar los elementos culturales de un pueblo (su arte y literatura) en revolución sin estudiar los elementos políticos (económicos, legislativos, sociales y morales) de ella.

Nos recuerda Mao en esta obra, y es bueno recordar que “nuestros artistas y escritores deben trabajar en su propio campo, que es el arte y la literatura, pero su deber primordial consiste en comprender y conocer bien al pueblo” (Charlas sobre ARTE y LITERATURA en el foro de Yenán, página 14). Y que cosa más difícil esa tarea porque del buen conocimiento del pueblo salen las obras que logran ser populares y elevar la capacidad crítica de los lectores.

El segundo capítulo empieza con una pregunta que debemos hacernos al momento de crear a través de la palabra: ¿Debemos dedicarnos a la elevación o a la popularización? Una de las ideas que expone Mao en este material es que debemos entender que las obras de artistas y escritores tienen la obligación de ser escritas para ser consumidas por la mayoría del pueblo, y la vida social del hombre es una herramientas para popularizar las obras, por eso Mao dice:

“Aunque la vida social del hombre constituye la única fuente de arte y la literatura, y es incomparablemente más viva y rica que el arte y la literatura como tal, el pueblo no se satisface con lo primero solo y reclama lo último. ¿Por qué? Porque, aunque ambas son hermosas, la vida reflejada en las obras artísticas y literarias, puede y debe estar a un nivel más elevado y ser de mayor poder y de mejor enfoque, más típica, más próxima al ideal, y, por lo tanto, más universal que la vida real de todos los días” (Charlas sobre ARTE y LITERATURA en el foro de Yenán, páginas 39-40).

El arte y la literatura para los militantes y cuadros que expone Mao en este libro es en dos niveles, y no debe ser una elevación desde el cielo sino desde la tierra, desde los verdaderos niveles críticos que la masa militante de una revolución tiene. Día a día, y mes a mes deben irse elevando la capacidad crítica de ella. Para Mao existe la elevación directa, que es la de los militantes, y la indirecta que es para los cuadros que tienen la responsabilidad de guiar a esa masa, y explica muy bien que no se trata de sectarismo a nivel de arte y literatura, todo lo contrario mientras más preparados estén los cuadros podrán proporcionar mejores conocimientos a los militantes que en otro momento se tendrán que convertir en cuadros, como proceso natural de las revoluciones.

Estimadas lectoras y lectores de ENTRE LIBROS, hemos llegado al límite de líneas y no les he comentado todas las ideas, preguntas y respuestas que me llamaron la atención, mi capacidad de resumen no es buena, pero siempre será mejor que ustedes lean el libro Charlas sobre ARTE y LITERATURA en el foro de Yenán, a que yo se los comente y que este ENTRE LIBROS sea solo un bocadillo de lo que les espera sí se atreven a leer esta obra.

Álvaro Samuel. Venezuela, Barinas 3 de octubre 2016.

alvaro.samuel1984@hotmail.com

latrincheranoticias.wordpress.com

COMPARTIR