Producto de las fuertes precipitaciones caídas este fin de semana en la entidad, cuatro municipios sufrieron los estragos del desbordamiento del río Sarare del estado Lara.

El Gobernador del estado, se apersonó para conocer de cerca la situación en el sector “La Quebradita” del municipio Agua Blanca, la población más afectada hasta ahora con 18 familias; donde se reportan hasta los momentos pérdidas materiales y cinco hogares, pues eran construcciones de bajareque.

Aseguró que gracias a la intervención de Protección Civil, fueron atendidos de manera inmediata las diversas zonas azotadas por el agua, “desde la tarde del domingo se están atendiendo con la entrega de colchonetas, agua potable y alimentos”.

Destacó que la Dirección Estadal de Salud (DES), activó el ambulatorio del sector La Quebradita, para una jornada de vacunación, desparasitación y fumigación de vectores; del mismo modo, enviarán médicos para consulta de medicina general, odontología, oftalmología y planificación familiar.

Castañeda apuntó que el programa, Gobierno Bolivariano de Calle se llevará a cabo desde esta zona con la venta de comida y pañales el día de mañana miércoles, “la maquinaria de Esinsep se trasladara hasta el sitio para realizar los trabajos de remoción de escombros y maleza de los drenes, también se realizarán estudios técnicos conjuntamente con Protección Civil y la Alcaldía de Agua Blanca”.

Resaltó el mandatario que la jornada integral atenderá todas las áreas sociales, “en la parte cultural la Escuela de Circo y el Circo Social llevará a los niños y niñas un momento de esparcimiento y diversión, mientras Corpoelec trabajará en la revisión del servicio eléctrico; todos los funcionarios policiales están también activados para la seguridad de los pobladores”.

El Contralmirante enfatizó que la ayuda no solo será por la emergencia, la meta es fortalecer “cada día más el buen vivir de nuestros portugueseños”

Reporte oficial

El director del Instituto Autónomo de Protección Civil y Administración de Desastres de la entidad llanera, Orlando Pacheco, reportó afectaciones en los municipios Araure, Santa Rosalía, Páez y especialmente en Agua Blanca, jurisdicción donde “el sector La Quebradita está en situación crítica para lo cual fue activado un refugio con el fin de resguardar y brindar atención integral de 18 familias”.

Pacheco indicó que en esta zona “el agua alcanzó niveles de altura hasta la mitad de las casas y cinco viviendas quedaron destruidas”, dado que la mayoría son ranchos de barro que ceden fácilmente ante el impacto de las precipitaciones.

El titular de Protección Civil añadió que el caudal del río Sarare se monitorea de manera permanente junto al Cuerpo de Bomberos, Policía del Estado Portuguesa (PEP) y Guardia Nacional Bolivariana (GNB), lo que permitió detectar que a las 11:00 de la noche de este domingo, también comenzó a desbordarse el caño Curpa y conllevó a intensificar la acción preventiva en la parroquia Payara del municipio Páez.

COMPARTIR