El llamado a No trabajar es viernes que hizo la Mesa de la Unidad Democrática fracasó rotundamente en la mayor parte del territorio nacional. Solo en algunos sectores del este caraqueño se vio poca gente en las calles.

El sector comercio tampoco se sumó al llamamiento opositor. Muchos comerciantes aun tienen frescos los recuerdos de 2002 y 2003 cuando iniciativas como las convocada para hoy los dejó al borde de la quiebra.

La mayoría de las pequeñas y medianas industrias mantuvieron sus actividades productivas como todos los días.

 

COMPARTIR