Novak Djokovic, que hace un mes perdió el ‘número uno’ en favor de Andy Murray, ha anunciado el fin de su colaboración técnica con Boris Becker, con quien había trabajado las tres últimas temporadas. “Los objetivos que me marqué cuando empezamos a trabajar juntos se han cumplido completamente”, explica el serbio en un comunicado.

Desde diciembre de 2013, la fructífera relación entre Becker y Djokovic se tradujo en seis títulos de Grand Slam (Open de Australia 2015, 2016; Roland Garros 2016; Wimbledon 2014, 2015 y US Open 2015). Sin embargo, en la parte final de la última temporada, el tenista de Belgrado ya se dejó ver junto a Pepe Imaz en el Masters 1000 de París-Bercy y en la Copa Masters de Londres.

La figura de Imaz, una especie de consejero espiritual para Nole, parece haberse interpuesto en esta relación. Según la prensa alemana, Becker y Marian Vajda, habrían formado un frente común contra el español, que en los últimos meses se convirtió quizá en el hombre de mayor confianza para el tenista.

“Buena planificación” para “nuevos retos”

“Mis planes profesionales se dirigen ahora principalmente a mantener un buen nivel de juego y hacer una buena planificación para lograr nuevos retos la temporada próxima”, detalló Nole, que también conquistó junto al alemán dos ediciones del torneo de maestros (2014 y 2015).

No obstante, su bajón en el rendimiento desde el pasado verano, con las eliminaciones en dieciseisavos de Wimbledon ante Sam Querrey y en primera ronda de los Juegos frente a Juan Martín del Potro, desembocó finalmente en la pérdida del trono mundial. De momento, Djokovic no ha anunciado la identidad del técnico que tomará el relevo de Becker, a quien agradeció su “colaboración, trabajo de equipo, dedicación y compromiso”.

EM/

COMPARTIR