Las negociaciones de paz entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN) se abrirán este jueves en la Capilla del Hombre con un acto formal al que seguirá una semana después, el 3 de noviembre, el inicio de la primera mesa de diálogos, informó el canciller de Ecuador, Guillaume Long.

El ministro indicó en conferencia de prensa que se calcula que la primera mesa tenga una duración de 45 días, tiempo en el que los negociadores del Gobierno y de la guerrilla estarán reunidos en unas instalaciones de la Pontificia Universidad Católica de Ecuador, en el Valle de los Chillos, aledaño a la capital ecuatoriana.

El acto oficial de inicio de las conversaciones se celebrará en la Capilla del Hombre, un museo que exhibe parte de la obra del artista ecuatoriano fallecido Osvaldo Guayasamin y que “simboliza la paz… esa paz que todos anhelamos tanto”, dijo el ministro.

Recordó que el exministro colombiano Juan Camilo Restrepo e Israel Ramírez Pineda, alias “Pablo Beltrán”, serán los jefes de la negociación por el Gobierno y el ELN, respectivamente.

Sobre el lugar de las conversaciones que comenzarán en noviembre, dijo que reúne las condiciones necesarias en materia de seguridad, de aislamiento y de confort “para que ambas delegaciones se puedan sentar cómodamente” a negociar la paz.

En las jornadas de negociación estarán presentes también representantes de los países garantes, que son Ecuador, Venezuela y Noruega, y de los países acompañantes: Chile, Cuba y Brasil.

Sobre las condiciones para el inicio de la negociación, en momentos en que Restrepo ha declarado que la guerrilla debe liberar esta semana al excongresista Odín Sánchez Montes de Oca y tras los últimos enfrentamientos violentos entre ambas partes, Long aseguró que, si hay voluntad de negociación el Gobierno de Ecuador está “a las órdenes”.

“Si hay voluntad de diálogo entre el Gobierno y el ELN estamos a las ordenes”, dijo y agregó que esa voluntad ha sido ratificada.

El jefe de la diplomacia ecuatoriana consideró que unos diálogos de estas características “son muy frágiles”, admitió que “pueden surgir muchas cosas” y recordó que inicialmente se anunció la apertura de las conversaciones para antes de octubre, pero se produjeron demoras. Agencias

 

 

COMPARTIR