Unas 90 mil personas se vieron forzadas a desplazarse de sus lugares de origen en México desde el año 2014 a la fecha, se conoció hoy en el Senado.

 

Así lo aseveró el visitador de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Edgar Corso, quien se reunió con varios legisladores para defender modificaciones a la Constitución a fin de que el Congreso legisle una ley general de desplazamiento forzado.

La CNDH trabaja en un proyecto de ley que será presentado en breve, pues los desplazados son víctimas de violaciones a los derechos humanos, apuntó Corso.

México necesita un diagnóstico sobre la magnitud del fenómeno de los desplazamientos forzosos y decidir como encararlo, dijo, y acotó que las cifras que manejan las autoridades federales, estatales y municipales no son confiables.

A la reunión asistieron varias ONG, académicos investigadores y el titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, Jaime Rochín, quien destacó que ‘aunque la ley de víctimas sí tiene un reconocimiento para atender a desplazados, sólo podemos atender desplazamiento forzoso que tenga un reconocimiento del Ministerio Público federal o recomendación emitida por la CNDH’.

Brenda Pérez, de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos aseveró que a finales de 2015 se hablaba ya de 267 mil desplazados en el país.

Se trata de víctimas de desplazamientos masivos por la inseguridad, por conflictos políticos electorales o religiosos y también afectados por desastres en 17 estados del país, argumentó.

mgt/ool

COMPARTIR