FBI Building, Washington D.C., USA

La demanda busca obtener información sobre el contrato del FBI con un proveedor no identificado que suministró un mecanismo para desactivar la protección del teléfono de Syed Rizwan Farook, quien junto con su esposa mató a 14 personas durante una fiesta navideña de empleados municipales en diciembre de 2015.

Gannett Co. -dueño de USA Today- y Vice Media LLC se sumaron a la demanda con la AP, demandando más información sobre la misteriosa transacción que puso fin a una disputa legal en la que el gobierno había buscado forzar a Apple Inc. a desbloquear el teléfono.

Al haber rechazado pedidos previos de divulgar la información, el gobierno dijo que revelar los documentos pudiera afectar “la aplicación de la ley”, pero no dio detalles.

El caso se deriva del anuncio hecho en marzo por el FBI de que había adquirido un mecanismo para desbloquear el iPhone de Farook, poniendo fin a una disputa legal con Apple que a su vez había desatado un debate sobre el equilibrio entre la privacidad electrónica y la seguridad nacional.

Durante semanas, el FBI había dicho que solamente Apple podía ayudar a desbloquear el teléfono. A pedido del Departamento de Justicia, un magistrado le ordenó a Apple en febrero que creara un software que burlara las medidas de seguridad del teléfono para que la agencia pudiera tener acceso a su información y buscar evidencia potencial. Apple apeló la orden, diciendo que eso sentaría un precedente peligroso que pudiera minar las protecciones de seguridad de sus usuarios.

Las dos partes parecían encaminadas a una batalla en la corte cuando funcionarios del Departamento de Justicia revelaron que una parte independiente del gobierno ofreció una potencial solución para desbloquear el teléfono. El FBI dijo una semana más tarde que había desbloqueado exitosamente el celular usando esa herramienta. La demanda cita reportes de prensa que señalan que los investigadores no encontraron lazos con grupos extremistas en el extranjero.

El FBI no ha dicho cuánto costó la solución ni cómo funcionó. Se ha negado además a compartir la información con Apple, que había expresado preocupación de que evadir sus protecciones de seguridad pudiera comprometer sus productos.

La demanda de las organizaciones de prensa argumenta que no existen bases legales para no revelar la información y pone en duda si es adecuada una búsqueda del FBI de documentos relevantes. Dice además que la ciudadanía tiene derecho a saber si el proveedor del software tiene medidas adecuadas de seguridad, si es un receptor apropiado de fondos del gobierno y si actuará solamente en interés público.

Es la tercera demanda presentada por The Associated Press contra el gobierno del presidente Barack Obama bajo la ley de libertad de información.

COMPARTIR