Según las interpretaciones retorcidas del Corán de los extremistas de Daesh —organización proscrita en Rusia y otros países— la pequeña ciudad de Dabiq en el norte de Siria y a unos kilómetros de la frontera de Turquía atestiguará un “enfrentamiento apocalíptico contra los ejércitos de los infieles que evocará el fin del mundo”.

Los militantes de Daesh creen que el profeta Mahoma afirmó que ‘la última hora no vendrá hasta que un ejército venza a los romanos en Dabiq’, indica el medio. A pesar de que la localidad no tiene gran importancia militar para los terroristas, la pérdida de control sobre Dabiq sería una derrota severa debido al significado ideológico y propagandístico de la cuidad.

Además, Dabiq es el título de la revista principal de Daesh que se edita en varios idiomas y se dedica a la justificación teológica del llamado Califato creado por los mismos yihadistas en el territorio de Irak y Siria. La mayoría de los yihadistas considera la alianza de las potencias mundiales contra Daesh como parte del cumplimiento de la profecía. Según el vaticinio, un tercio de los combatientes islamistas huirá de la ciudad mientras otro tercio morirá. Los terroristas creen que el tercio restante podrá sobrevivir a la batalla y triunfar sobre las fuerzas occidentales. No obstante, esta idea contrasta con las derrotas humillantes sufridas por los militantes en la región.

Se informa que por el momento las tropas turcas, respaldadas por EEUU, se encuentran a una distancia de tres millas (unos 5 kilómetros) de la ciudad de Dabiq. “Si las cosas avanzan según lo previsto, dentro de 48 horas entraremos en Dabiq”, afirmó Ahmed Osmán, comandante de la división de Sultan Murad del Ejército Libre Sirio. Asimismo, el militar agregó que Daesh había enviado 800 combatientes a la ciudad para defenderla del ESL además de haber minado las afueras.

No obstante, algunos pueblos cercanos a Dabiq han sido recapturados en los últimos días, y los militares turcos afirman que el 3 de octubre sus aviones de combate alcanzaron varios objetivos estratégicos de Daesh alrededor de Dabiq, incluidos un puesto de mando y un depósito de municiones. En los últimos meses los terroristas han sufrido numerosas derrotas en todo el territorio de Siria e Irak. Por el momento están a punto de perder la ciudad iraquí de Mosul. De esta manera, una operación exitosa en Dabiq aumentará la posibilidad de avanzar hacia la capital siria de Daesh, la ciudad de Al Raqa.

SN/

COMPARTIR