El presidente de Ecuador, Rafael Correa, alertó hoy en Hábitat III sobre el desafío para encarar la miseria y la exclusión en América Latina, considerada la región más urbanizada y desigual del planeta.

Al intervenir en el contexto de la Conferencia Mundial sobre

Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible Hábitat III, el mandatario ecuatoriano se refirió al crecimiento de la urbanización en la región como consecuencia del abandono del campo y la concentración de recursos en las ciudades.

En 1955, el 45 por ciento de la población latinoamericana vivía en la ciudad y hoy lo hace el 81 por ciento, graficó.

Aludió en ese sentido a ‘las invasiones en Ecuador, las favelas en Brasil y los eufemísticamente llamados pueblos jóvenes en Perú o sencillamente barriadas’.

Comentó el estado de precariedad en que usualmente se vive en esos lugares. ‘Es tan común esto en Latinoamérica que muchos lo consideran parte del folclor, cuando en realidad es parte de la miseria y la exclusión’, aseveró.

El también presidente de Hábitat III ponderó la intervención del Estado para enfrentar tal realidad. No se trata solamente de justicia social; se trata, acotó, de evitar nuevas formas de pobreza, tráfico de tierras, ocupación ilegal del suelo, asentamiento y precariedad en las ciudades.

Dijo que su gobierno está empeñado en acelerar los programas de beneficio social.

Al respecto, estimó que en los próximos 10 años quedará resuelto el déficit de vivienda en Ecuador.

Correa anunció que su gobierno enviará un proyecto de ley a la Asamblea Nacional con el fin de que la ‘ilegítima plusvalía pase a manos de los municipios’.

‘Es una de las cosas más revolucionarias que haremos’, manifestó.

La Conferencia Hábitat III fue inaugurada hoy en Quito y sesionará hasta el próximo jueves con la participación de funcionarios y delegaciones de los 193 países miembros de Naciones Unidas.

La Nueva Agenda Urbana que resulte de los debates de esta cumbre definirá el modo en que serán planificadas, financiadas, desarrolladas y administradas las ciudades del mundo en los próximos 20 años.

arc/tpa

COMPARTIR