El presidente del partido Copei, Roberto Enríquez, reiteró este martes que la solicitud realizada ante la Nunciatura Apostólica, es para que si en las próximas horas no se liberan a los denominados presos políticos el Papa Francisco retire a su enviado de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la oposición.  Las declaraciones las hizo hace minutos en el programa Primera Página de Globovisión.

El mandamás de Copei pide a la Iglesia que presione al gobierno en la mesa de diálogo con el chantaje de retirarse. El despropósito de Enriquez pretende una suerte de Ley de Amnistía de facto.

Copei no quiere diálogo y, en una jugada política desesperada por no desaparecer como partido, se une a Voluntad Popular asumiendo sumisamente todo los postulados de la tolda de Leopoldo López.

En ese sentido, exhortó a la Asamblea Nacional a retomar el proceso de la responsabilidad política del presidente Nicolás Maduro, con la aplicación del artículo 233 de la Constitución que establece el abandono  del cargo.

También expresó que los venezolanos están en el derecho de activar el artículo 350 de la Carta Magna de forma pacífica, el cual establece la desobediencia civil ante situaciones de autoritarismo.

Como se ve, en las palabras de Enriquez se reconoce el discurso de Freddy Guevara.

COMPARTIR