A ocho días de abandonar la presidencia, varios prisioneros políticos, fugitivos y hasta inmigrantes y sus defensores en Estados Unidos esperan por un acto de clemencia ejecutiva de Barack Obama.

Entre ellos se encuentran los más famosos filtradores de información clasificada y antiguos guerreros de derechos indígenas, independentistas, y hasta millones de inmigrantes.

Obama ha empleado su poder de clemencia ejecutiva para indultar, exonerar o conmutar las penas de más de mil 300 personas (casi todas víctimas de leyes antidrogas injustas). El Presidente ha otorgado, a lo largo de su ejercicio, un total de conmutaciones mayor que los últimos 11 presidentes combinados, refiere el diario La Jornada de México.

Entre los nombres más conocidos de esta larga lista, y en cuyo respaldo se han lanzado esfuerzos y campañas recientes, sobre todo después del triunfo electoral del republicano Donald Trump que implica que podría ser la última esperanza para muchos de ellos, se encuentran:

Chelsea Manning. La soldado del ejército que filtró a Wikileaks secretos militares documentando delitos y engaños oficiales de guerra, ya cumplió más de siete años de una pena de 35. Su abogado ha dicho que su solicitud de clemencia es un asunto de vida o muerte.

Edward Snowden. Arriesgó su vida y libertad para revelar (a través de periodistas) los masivos programas de vigilancia electrónica que mantiene la Agencia de Seguridad Nacional sobre millones de ciudadanos en EEUU y alrededor del mundo, provocando el mayor debate internacional sobre los derechos a la privacidad ante los servicios secretos de los gobiernos, y que hoy día está refugiado en Rusia. La campaña a favor de un perdón presidencial incluye voces prominentes de todo el mundo, incluyendo al inventor de la Web Tim Berners-Lee, el financiero George Soros, actores como Daniel Radcliffe, Mark Ruffalo y John Cusack y el economista Jeffrey Sachs, entre otros.

Leonard Peltier. Activista indígena legendario quien ha estado encarcelado cerca de 40 años, condenado a dos cadenas perpetuas al ser acusado de asesinar a dos agentes del FBI en la Reservación Pine Ridge de la nación Sioux en Dakota del Sur (cerca de Standing Rock). Varios premios Nobel y otras figuras han pedido su exoneración desde hace años. Hace unos días, uno de los fiscales en su caso, James Reynolds sorprendió al escribir una carta al Presidente afirmando que la clemencia estaría “en el mejor interés de la justicia” en este caso.

Óscar López Rivera. Líder independentista puertorriqueño que ha permanecido encarcelado durante 35 años, condenado por “conspiración sediciosa” y por ser integrante de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) que luchaba contra la ocupación colonial de la isla. Una campaña para su exoneración cuenta con el apoyo de líderes comunitarios, legisladores federales como Luis Gutiérrez, músicos como René Pérez, el ex candidato presidencial Bernie Sanders el ex presidente Jimmy Carter y el arzobispo Desmond Tutu junto con cientos de miles más.

Militantes nacionalistas y póstumos

La lista también incluye a Mumia Abu-Jamal, periodista y ex miembro de las Panteras Negras quien fue condenado en Filadelfia a muerte en 1982 (con evidencias circunstanciales y manipuladas según la defensa) por el asesinato del oficial de policía Daniel Faulkner. Años después le fue conmutada su pena a cadena perpetua.

Asimismo, los hijos de Ethel y Julius Rosenberg el año pasado viajaron hasta la Casa Blanca para solicitar la exoneración póstuma de sus padres quienes fueron ejecutados el 19 de junio de 1953 en la silla eléctrica durante el macartismo, acusados de espiar para la Unión Soviética.

Inmigrantes indocumentados

Además, hay una campaña impulsada por defensores de inmigrantes que solicitan que Obama otorgue un perdón general a todos los jóvenes que pidieron la protección de la llamada “acción diferida” (DACA).

Además, el intelectual Noam Chomsky se sumó a la campaña para pedir a Obama que otorgue un perdón general a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que dicen estar ahora amenazados por Donald Trump.

CCCS/

COMPARTIR