La Asociación Combatientes de Malvinas por los Derechos Humanos participa en una reunión de la Comisión de Exteriores del Parlamento argentino para pedir explicaciones sobre la política del Gobierno, confirmaron fuentes de la Acomadeh a Sputnik.

“Le estamos pidiendo al Gobierno de cambiar cualquier estatus sobre las Islas Malvinas de impulsar o aprobar cualquier cosa que no discuta la soberanía, que es el punto central”, dijo el presidente de la asociación, Gustavo Pirich.

La asociación se presentó en el Congreso a raíz de la reunión que convocó la comisión de Relaciones Exteriores de Diputados para pedir explicaciones al vicecanciller Carlos Foradori por la predisposición del Gobierno argentino a reconocer alguno de los reclamos de Reino Unido sobre las Islas Malvinas.

En una declaración conjunta que firmaron el 13 de septiembre en Buenos Aires, la ministra argentina de Relaciones Exteriores, Susana Malcorra, y el vicecanciller británico Alan Duncan se manifestaron abiertos a la posibilidad de establecer vuelos directos entre Malvinas y terceros países, con escala en territorio argentino.

En este comunicado sin precedentes desde 1999, los Gobiernos de Mauricio Macri y Theresa May también se plantearon profundizar “el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos”.

“El Gobierno discute lo que quieren tratar los kelpers (los habitantes de las islas) y los ingleses en torno al petróleo y a la pesca, muy parecido a lo que ya pasaba en los 90 (con el Gobierno neoliberal de Carlos Menem)”, adujo el excombatiente.

En el texto conjunto, Buenos Aires y Londres también expresaron su apoyo al proceso de identificación de los soldados argentinos anónimos enterrados como NN en el cementerio de Darwin de las Islas Malvinas, tras la guerra de 1982 que enfrentó a Argentina con Reino Unido. “Encima, meten dentro del engendro el tema de los 123 compañeros que no están identificados, cuando eso no debería estar ahí, por ser una cuestión humanitaria que viene por cuerdas separadas”, sentenció Pirich.

El Gobierno pretende en realidad “añadir presión”, intentando “meternos en una trampa en la que no queremos entrar”, afirmó. La estrategia del Ejecutivo es tratar a Reino Unido como “amigos que han cometido un error histórico” mientras que aborda el tema de la soberanía como “un problema menor que se discute en el marco de otras cuestiones”. Pero los ingleses, sostuvo el excombatiente, “se niegan a discutir la soberanía como dicen las resoluciones de Naciones Unidas, y siguen usurpando las islas”. Argentina reclama la soberanía del archipiélago desde 1833, año en que Reino Unido pasó a ocupar las islas.

Desde entonces ambos países mantienen un litigio por la soberanía de la región, que llevó a que en abril de 1982 la dictadura argentina (1976-1983) intentara recuperarlas por medio de una guerra que culminó el 14 de junio con la derrota argentina y con casi 1.000 muertos entre ambos bandos sólo durante el conflicto armado. Reino Unido y Argentina retomaron sus relaciones diplomáticas en febrero de 1990, durante la gestión del expresidente Carlos Menem (1989-1999).

COMPARTIR