El científico japonés Yoshinori Ohsumi ganó el Premio Nobel de Medicina de este año por descubrir los mecanismos de la autofagia. La autofagia es “un proceso fundamental para degradar y reciclar componentes celulares”, indicó el lunes el Instituto Karolinska.

Se trata del 107mo galardón en esa categoría desde que se entregaron los primeros Nobel en 1905. El premio del año pasado fue compartido por tres científicos que desarrollaron tratamientos para la malaria y las enfermedades tropicales.

La radio sueca SR, con anterioridad, aventuró entre los posibles galardonados a los estadounidenses Gregg Semenza, William Kaelin y Peter Ratcliffe, que examinaron cómo el cuerpo mide la concentración de oxígeno. El diario Dagens Nyheter cita por su parte a otros estadounidenses, como el inmunólogo James Allison o el neurólogo Karl Deisseroth.

La reputación del Instituto Karolinska, que concede la recompensa, se vio manchada por el escándalo de uno de sus cirujanos, el italiano Paolo Macchiarini, que en 2011 realizó trasplantes de tráqueas artificiales reconstruidas a partir de células madre.
Dos de sus pacientes murieron y un tercero salió muy debilitado de la operación. El error de haber contratado a este cirujano que ya había sido criticado por antiguos colegas costó el puesto en septiembre a dos miembros de la Asamblea que selecciona a los laureados de Medicina.

El martes se anunciará el ganador del premio en física, y el miércoles el de química. El viernes se sabrá quién gano el Nobel de la Paz, mientras que los galardonados en las categorías de economía y literatura se conocerán la semana que viene.

COMPARTIR