Un joven de 15 años resultó muerto dentro de una camioneta en las afueras del mercado San Juan en la ciudad de Barquisimeto.
Las dudas fueron despejadas en horas de este domingo por las pesquisas de los efectivos del Eje Contra Homicidios del Cicpc Lara: fue una muerte accidental.
Testigos relataron que el jovencito se montó en  la camioneta del papá  con un arma en la mano y comenzó a posar ante su teléfono para hacerse una selfie, pero con la torpeza propia de esa edad , ya caso por su falta de pericia en el manejo de armar de fuego, el chamo accionó el gatillo accidentalmente y se autopropinó un plomazo en pleno cuello.

El joven cursaba quinto año de bachillerato y era hijo del dueño de una de las carnicerías que funcionan en la parte interior del mercado.

Trascendió que al principio, por temor a problemas legales, los familiares intentaron dar la versión de robo, pero la pericia de los investigadores pronto se impuso y el padre del joven echó el cuento como en realidad ocurrió.

 

 

COMPARTIR