Ely Rafael Primera Rossell,  nació en Coro, estado Falcón el 31 de octubre del año 1941, más conocido por su nombre artístico Alí Primera, fue un cantautor, músico, compositor, poeta, químico, activista politico venezolano mienbro del Partido Comunista de Venezuela y fundador del Movimiento al Socialismo (MAS).

También conocido por su apodo artístico “El Cantor del Pueblo”, quien estaría cumpliendo 75 años, fue el último y sexto hijo de la unión del pescador Rafael Primera y de Carmen Adela Rossell. Quedó huérfano de padre a los 3 años, motivado a esto, su madre se traslada a su pueblo natal San José de Cocodite de la península de Paraguaná donde viven desde 1944 a 1947 en una parcela rural dedicándose a la agricultura.

El acercamiento de Ali Primera con la música comienza en aquella época donde observaba a su tío tocar el cuatro venezolano. El cantante manifestó en una oportunidad: “Mi padre era cuatrista y cantador de salves, en la celebración de la Cruz de mayo. Quizá de allí la herencia musical”.

Estatua de Alí Primera en la ciudad de Los Teques, Edo. Miranda

A los 10 años, buscando mejores oportunidades de vida, su familia se traslada a una zona del Municipio Los Taques, cerca de Punto Fijo. En el barrio La Vela, hoy conocido como “Sector Alí Primera”, se desempeña en varios oficios que iban desde limpiabotas a vendedor, dada la estrechez económica de la familia. A esa edad aprende a leer y a escribir, siendo un alumno aventajado, lo que le permitió terminar el nivel de enseñanza primaria.

En 1960, se traslada a la ciudad capital, donde se inscribe en el Liceo Caracas para completar sus estudios de bachillerato. En 1964, tras terminar esta etapa, se matricula en la Universidad Central de Venezuela para estudiar Química. Durante su estancia en la universidad, se inscribió en el Partido Comunista de Venezuela e inició carrera como cantante y compositor, primero como una afición y paulatinamente, como una actividad a tiempo completo. Entre sus primeras canciones destacan:  Humanidad y No Basta Rezar, presentada esta última en el Festival de la Canción de Protestaorganizado por la Universidad de Los Andes en 1967. Lo proyectan a la fama dentro del movimiento de la Nueva Canción Latinoamericana.

Busto de Alí Primera en la plaza homónima de Santa Ana de Paraguaná

En Rumania, con ayuda de una beca, continuó sus estudios en Tecnología del Petróleo. En 1973, después de estudiar en Europa, regresó a Venezuela y decidió dedicarse por completo a ser la voz del pueblo.

“En Europa, el mundo se me hacía chiquito aún con los latinoamericanos. Yo lavaba platos por no vender mi canto y a veces lograba cantar en sitios donde realmente se respetaba mi canción…”, dijo alguna vez.

Plaza Alí Primera en el centro de Caracas

En Suecia, reconoce el olor del caramelo en la piel de sus dos hijas: María Fernanda “Shimpi” y María Ángela “Marimba”. En 1977 conoce a Sol Mussett, con quien tuvo cinco hijos más: Sandino, Jorgito, Servando, Florentino y Juan Simón.

Lanzó 13 discos, y entre sus canciones más famosas están: Techos de cartón, América Latina Obrera, Paraguaná paraguanera, José Leonardo, Cruz Salmerón Acosta, Reverón, entre muchas más.

En poco tiempo los sectores más necesitados de la sociedad venezolana se identificaron con sus canciones, Alí fue objeto de un despiadado veto por parte de los medios de comunicación, especialmente las plantas de Televisión, debido al radicalismo de los temas expuestos en las mismas, lo que lo llevó a fundar su propio sello disquero, Cigarrón, para buscarle difusión a sus composiciones.

Recordamos a este gran artista, fruto de la conciencia del pueblo de Simón Bolívar. Su música fue declarada en 2005 Patrimonio Nacional, pues al igual que ayer su voz sigue viva en nuestros corazones y en la Revolución Bolivariana.

Denunció al capitalismo sin regodeos, con la humildad del pueblo: “Será panfletaria, pero milito con ella, hasta cuando esa mariquera de canción dizque protesta y dejan bajo e la mesa, el meollo del problema…”.

Alí nos previno del engaño porque “la inocencia no mata al pueblo, pero tampoco lo salva. Lo salvará su conciencia y en eso me apuesto el alma”… Nos advirtió contra el fraude: “No te dejes engañar cuando te hablen de progreso, porque tú te quedas flaco y ellos aumentan de peso”.

Resaltó en la música popular por llevar un mensaje profundamente antiimperialista, “contésteme tío Juan, no se me quede callado, conteste si no hay razón en que sigamos luchando, por echar de nuestra patria al yanqui que nos la quita y al lacayo que lo tapa…”.

Este cantautor revivió a Bolívar como lo hizo Chávez, en su esencia popular y revolucionaria o “no es verdad Simón Bolívar, que al hacer tu juramento histórico en Monte Sacro, jamás pensaste que tu brazo hoy estuviera cansado de tanto que se han guindado para escudarse en tu nombre…”.

En las canciones del cantautor venezolano se destacó la protesta, el sentir del pueblo ante la arremetida y abusos ocurridos en la Cuarta República. Representó la voz de la dignidad, esperanzas, amores y sonrisas.

La muerte del Cantor del Pueblo se produjo el 16 de febrero de 1985 en un lamentable accidente automovilístico, ocurrido en la Autopista Valle-Coche. Vale destacar que para mucho de sus seguidores el fallecimiento de Alí Primera, fue obra de un atentando orquestado en su contra por parte de enemigos políticos.

Cada 16 de febrero, el pueblo recuerda a Alí con alegría, ya que “los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos”, muestra de la profunda fe en el pueblo y en sus poderes creadores, en el rechazo a todo sectarismo y toda conciliación con la burguesía apátrida y esclavista, en el lugar de la poesía que es la madre y esencia de toda Revolución verdadera.

Conoce la Casa-Museo de Alí Primera en Paraguaná haciendo click en la imagen

Has click en la imagen para ver galería de Alí Primera

MJ/RM/

COMPARTIR