El canciller de Ecuador, Guillaume Long, instó ayer al gobierno de Estados Unidos a poner fin a su política migratoria hacia Cuba, por considerar que estimula la emigración ilegal desde la isla caribeña.

Estamos interpelando al gobierno y al Congreso de Estados Unidos para que se ponga fin a esa política, aseveró el jefe de la diplomacia ecuatoriana durante una rueda de prensa en la sede de la cancillería local.

Long se refirió al tema al ser interrogado sobre la situación de un grupo de cubanos que desde hace varias semanas acampan en Quito en demanda de facilidades para llegar a territorio estadounidense vía México.

De acuerdo con el funcionario, esa petición es difícil de satisfacer, dado que el gobierno ecuatoriano no puede ser partícipe de ese tipo de migración ilegal.

Señaló que también existe un problema de fondo, pues el principal estímulo para esa emigración, dijo, son las leyes de Ajuste Cubano y “Pies Secos, Pies Mojados”, que garantizan asilo inmediato a todo emigrante procedente de la isla que pise suelo norteamericano, independientemente de los medios usados para lograrlo.

La primera injusticia está ahí, pues no sucede igual con el resto de los migrantes latinoamericanos, advirtió.

Agregó que detrás de ese doble rasero hay una intencionalidad política, cuyo objetivo es debilitar a Cuba, propiciar el éxodo, y tratar de hacer creer que el sistema político cubano no funciona.

Según el canciller, el actual proceso de normalización de relaciones entre Estados Unidos y Cuba debe pasar por desmontar este aparataje que de alguna forma es parte del bloqueo a Cuba.

Lo he hablado con el embajador estadounidense aquí (Todd Chapman), y nos parece urgente que como parte de la normalización se ponga fin al marco legal que busca acelerar esto, y que nos pone en situaciones como esta, de cubanos que piden que les facilitemos llegar a Estados Unidos, recalcó.

Días atrás, la embajada de Cuba en Ecuador emitió un comunicado donde negó que los cubanos acampados en un parque de esta capital sean perseguidos políticos en su país, y les ofreció apoyo para retornar a su patria a los que así lo desean.

La Embajada de Cuba desea aclarar ante la opinión pública que estos ciudadanos, en su inmensa mayoría, salieron de manera legal de nuestro país y ninguno de ellos es perseguido por sus ideas políticas, como algunos han expresado, aclaró el texto. Agencias

COMPARTIR