La Corte Suprema aceptó la semana pasada la denuncia presentada por la fiscalía, que apunta que Calheiros recibió coimas de la constructora Mendes Júnior para pagar la pensión de una hija que tuvo extramatrimonialmente.

Con la decisión de hoy, la corte suprema brasileña vuelve a involucrarse de lleno en el Congreso, ya que había removido de la presidencia de Diputados a otro cacique del PMDB, Eduardo Cunha, luego expulsado de la Cámara baja y ahora detenido por corrupción por orden de Moro.

Incluso anoche, después de conocerse la decisión del ministro de la Corte Suprema, el titular de la PGR, Rodrigo Janot, también demandó al STF la separación del cargo de Calheiros.

El pedido de destitución fue aceptado por el magistrado y ministro del Tribunal Marco Aurélio Mello, quien explicó que Calheiros solo fue apartado de su cargo como presidente y que su condición de senador continua vigente.

Calheiros, de 61 años, indicó a través de un comunicado que no se manifestará hasta conocer íntegramente la decisión y que “consultará a sus abogados sobre las medidas adecuadas” frente a la decisión tomada “contra el Senado Federal”.

El domingo, decenas de miles de brasileños tomaron las calles para protestar en contra de Calheiros y sus aliados por intentar desmantelar una propuesta anticorrupción que cuenta con enorme popularidad.

A principios de noviembre, seis de los 11 jueces de la Corte Suprema votaron en favor de prohibir que políticos procesados por la justicia puedan ocupar la línea de sucesión a la presidencia de la República.

Mientras, el líder de la minoría en esa Casa, Lindberg Farías (PT), anunció que pediría a Viana posponer la segunda votación, prevista para el próximo 13 de diciembre, pues ante la inestabilidad institucional existente en el país no hay un clima apropiado para votar la propuesta, consideró.

Calheiros, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, el mismo del presidente de Brasil, Michel Temer, fue sometido a proceso luego de que el STF aceptó el pasado jueves una denuncia por utilizar fondos destinados a solventar sus actividades parlamentarias para el pago de la pensión de una hija que procreó fuera de matrimonio.

Se esperaba que Calheiros, cuyo término en el Senado está programado para finalizar en febrero, pasara este mes por el Congreso una serie de medidas de austeridad planeadas por Temer.

El vicepresidente Jorge Viana, del Partido de los Trabajadores (PT), asume el organismo de manera temporal.El caso se publicó en 2007, lo cual motivó la renuncia de Calheiros a la presidencia del Senado, sin embargo tres años después fue reelecto por sus colegas. Agencias

COMPARTIR