El jefe del centro de control de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), Freddy Bernal, reiteró la invitación a todo el pueblo a sumarse a esta iniciativa como elemento fundamental para combatir la guerra económica, en vista de que esta figura de organización popular constituye la vanguardia para consolidar el territorio comunal, el autogobierno de la gente.

“El Clap tiene que ser un mecanismo que agrupe al consejo comunal, al comité de salud, al comité de tierras y que haga punto y círculo con el módulo de Barrio Adentro, con el CDI (Centro de Diagnóstico integral), con el Mercal (Red Mercados de Alimentos), el Pdval (Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos S.A.) en una gran instancia de articulación comunitaria”, resaltó este miércoles, durante la transmisión del primer programa radial La hora de los Clap, a través de Radio Miraflores.

Destacó el valor táctico de los Clap para potenciar la distribución de alimentos y el estratégico para elevar la productividad en las comunidades y citó como ejemplo la comuna Alberto Lovera, en el sector Lecherías, municipio Urbaneja del estado Anzoátegui, que pone en práctica un proyecto de agricultura hidropónica.

A través de un contacto telefónico, Francisco Salazar, habitante del urbanismo de la Gran Misión Vivienda Venezuela La Fuente, de la parroquia caraqueña de El Paraíso, relató la experiencia de esta comunidad en la siembra urbana en los techos de los edificios de casi 70 rubros, a cargo de un grupo de 60 productores, aproximadamente, así como los talleres de formación que dictan para la siembra.

Otra experiencia reflejada en el programa fue el de la comuna Negra Hipólita Bolivariana, integrada por 11 consejos comunales, con tendencia agropecuaria, ubicados en la carretera nueva Mamera-El Junquito, experiencias que se plasman en la revista Todo el Poder para los Clap.

Bernal puntualizó que mantendrán la sala Situacional para atender las demandas del pueblo en torno a los Clap, con seguimiento a los estados mayores municipales, nacional, a las administradores de alimentos de cada gobernación, a las redes de distribución del Estado y así continuar afinando el mecanismo.

AVN

COMPARTIR