Los soldados protestan también en contra de un nuevo cálculo para establecer el importe a recibir de pensión.

La ley prohíbe a los militares belgas estar de huelga, aunque pueden participar en manifestaciones en sus días de descanso, como este 15 de noviembre, cuando en el país se celebra el Día del Rey.

Los sindicatos militares organizaron la última acción de protesta en el año 2002. Como medida de seguridad frente a posibles atentados el número de militares que patrullan las calles de Bruselas aumentó en 300 efectivos, hasta 1.828.

Los militares apoyan a los policías en las estaciones de trenes y otros lugares públicos en el marco de la operación Guardián Vigilante. Previamente, el alcalde de la capital, Yvan Mayeur, dijo que el comandante de las Tropas Terrestres, general Jean-Paul Deconinck, le confesó que los soldados que patrullan Bruselas “están fatigados”. Según remarcó el representante del sindicato de los militares, Patrick Descy, crece la cantidad de divorcios en las familias de los militares que no pasan el suficiente tiempo con sus esposas e hijos.

En la región de Flandria hubo 37 divorcios y en el región de Valonia se registraron 25 casos, informó.

Sputnik/

COMPARTIR