La reciente decisión del gobierno estadounidense de suspender sus negociaciones con Rusia sobre el alto al fuego en Siria demuestra “su tradicional política exterior de doble rasero orientada a controlar el Medio Oriente con el apoyo de Israel”.

Tal apreciación fue hecha por Diego Olivera, Director de Barómetro Internacional, durante su participación en el programa Espacio Internacional, transmitido por RNV Informativa.

Olivera denunció la farsa de Washington al atribuirle a Moscú la responsabilidad de incumplir el cese de hostilidades, lo que representa una mentira, en vista de que fue el país norteamericano quien rompió el acuerdo al efectuar un bombardeo cerca del aeropuerto de Deir Ezzor, que dejó un saldo de 62 soldados sirios muertos.

Destacó que durante la tregua, “se descubrió por vía telefónica que Estados Unidos apoyó y apoya al autodenominado Estado Islámico para efectuar ataques contra militares del país árabe”, lo que evidencia que “estamos ante un Estados Unidos que no tiene respeto a nivel mundial y menos en el Medio Oriente”.

A juicio del periodista uruguayo, el estado crítico en que se encuentra el conflicto sirio “podría ser la chispa” que daría inicio a una tercera guerra mundial al preverse “un choque entre Rusia y su máximo agresor, Estados Unidos”.

En este sentido, puntualizó que recientemente Rusia suspendió un acuerdo con Estados Unidos sobre la destrucción de plutonio, debido a las acciones inamistosas de Washington, hecho que “amplia la posibilidad de una guerra nuclear”.

Asimismo, el intelectual Diego Olivera señaló que Estados Unidos en más 200 años de historia ha demostrado ser un “Estado beligerante” y “sería capaz de llevar una guerra contra Rusia”. Por esta razón, ubica en zonas cercanas a la potencia europea, como es el caso de Polonia y Hungría, supuestas “bombas atómicas de baja intensidad que pueden matar a 1 millón de personas”.

Olivera dejó claro que “Obama quiere cerrar su mandato con la destrucción de Siria y Venezuela”, objetivos que no ha logrado debido a la dignidad y resistencia de ambos pueblos.

Ante su fracaso imperial, “busca la forma de controlar el mundo a través del armamentismo y cubre su recesión económica con su complejo militar, vendiendo armas a sus aliados, entre ellos Arabia Saudita e Israel” aseveró.

COMPARTIR