El Atlético de Madrid aprovechó las dudas del Real Madrid y el Barcelona para subirse, con su victoria por 2-0 sobre el Valencia, a la cima de la Liga española de fútbol tras la conclusión de la séptima jornada.

El Real Madrid cedió la punta al igualar 1-1 ante el Eibar en el Santiago Bernabéu, el cuarto empate consecutivo de los blancos entre las distintas competiciones.

Y el Barcelona no pudo tomar la oportunidad al caer por 4-3 ante el Celta en Vigo en el último encuentro del domingo.

Así, el equipo de equipo de Diego Simeone quedó como líder con 15 puntos, superando por diferencia de goles el Real Madrid.

El Barcelona cae a la cuarta posición con 13 unidades, una menos que el Sevilla, que asciende al tercer escalón del podio.

El Barcelona apeló a la épica para remontar un partido que perdía por 3-0 al descanso en el mismo escenario donde cayó goleado por 4-1 en la pasada campaña.

Pero el Celta de Vigo demostró por qué lo hizo entonces.

La presión de los locales “cortocircuitó” muy pronto el juego de los centrocampistas azulgranas.

Fruto de esa presión, llegaron los tres tantos de los celestes anotados en un lapso de apenas diez minutos.

El Celta vencía por 3-0 a los 33 minutos de partido.

“Perdimos el control del partido”, resumió el técnico del Barcelona, Luis Enrique, al término del encuentro.

Sin embargo, su equipo reaccionó con orgullo en la reanudación para neutralizar los tantos de Sisto, Aspas y Mathieu en propia puerta.

Los goles de Piqué y Neymar de penal parecieron anunciar la remontada del campeón de Liga.

Sin embargo, un error fatal del arquero Marc-André ter Stegen, que trató de elevar con el pie un balón sobre el argentino-chileno Pedro Pablo “Tucu” Hernández, propició el cuarto y definitivo gol celeste.

“El gol del ‘Tucu’ nos dio vida, si no, los últimos 20 minutos se nos hubieran hecho larguísimos. Llegamos justos de gasolina”, afirmó ante las cámaras de televisión Aspas, el goleador local.

“Ter Stegen tiene que arriesgar, hoy perdimos todos”, zanjó Luis Enrique.

Piqué devolvería la esperanza a su equipo con un segundo tanto en el 86′, pero resultó insuficiente.

El Barcelona caía por 4-3, merced a los errores de su arquero.

Antes, un sólido Eibar empató 1-1 en el Bernabéu ante un desdibujado Real Madrid.

Fran Rico adelantó a los visitantes a los cinco minutos y aunque empató pronto Gareth Bale, los blancos fueron incapaces de superar a un bravo equipo vasco.

Sin la clarividencia habitual de Luka Modric en el centro del campo, sometido hoy a una artroscopía en su rodilla izquierda, el Real Madrid sumó su cuarto empate consecutivo, tres de ellos en la Liga, una racha negativa que no se repetía desde la temporada 2013-2014.

“No estamos en crisis, es octubre y no tenemos que volvernos locos, pero está claro que algo nos pasa”, comentó un lacónico Zidane en rueda de prensa.

“Tengo que buscar soluciones, esto lo tenemos que cambiar”, abundó el entrenador.El liderato de la Liga pasa a manos del Atlético, que hoy venció 2-0 en Valencia y se dio el lujo de malgastar dos penales.

Un gol de Griezmann en la reanudación y un tanto de Kevin Gameiro en el descuento decidieron la victoria rojiblanca.

Antes se asistió a una nueva exhibición del arquero valencianista Diego Alves.

El portero brasileño, el mejor “parapenales” de la historia de la Liga española, detuvo al filo del descanso un penal a Griezmann y volvería a atajar un nuevo lanzamiento desde los once metros de Gabi en el segundo tiempo.

Alves acrecentó así su fama como el mejor atajador de penales de la historia del torneo, con un registro de 19 disparos detenidos de 41 lanzamientos, un espectacular porcentaje de acierto de más del 46 por ciento.

En otro de los partidos de la jornada disputados hoy, Espanyol y Villarreal empataron sin goles en Barcelona.

Antes, el Málaga derrotó por 2-1 al Athletic de Bilbao en La Rosaleda. Los vascos ven interrumpida su racha de cuatro victorias consecutivas y caen a la sexta posición en la tabla. Agencias

COMPARTIR