La administración del presidente norteamericano, Donald Trump, muestra hoy mayores cifras de detenciones de inmigrantes que las registradas el pasado año, con un incremento notable en el número de indocumentados sin antecedentes penales.

 

Así lo indican datos divulgados por el diario The Washington Post, el cual señala que desde la toma de posesión del mandatario el 20 de enero pasado hasta mediados de marzo, los arrestos de inmigrantes crecieron un 32,6 por ciento en comparación con igual etapa de 2016.

El periódico precisó que el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) de Estados Unidos detuvo en ese lapso a un total de 21 mil 362 inmigrantes, en su mayoría delincuentes convictos, muy por encima de los 16 mil 104 del año pasado.

Según las cifras solicitadas al ICE, las detenciones de inmigrantes sin antecedentes penales se duplicaron hasta llegar a cinco mil 441.

Para el Post, ello representa la señal más clara de que Trump desechó la postura protectora de su predecesor, Barack Obama (2009-2017) hacia la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

Ante esa situación, diversos activistas y sectores judiciales señalaron que existe una fuerte caída en los reportes que realizan los latinos sobre agresiones sexuales y otros crímenes.

Dan Satterberg, el principal fiscal del condado de King, en el estado de Washington, consideró que la presencia de agentes de inmigración en los tribunales estatales y locales hace más difícil procesar un delito, ante el temor de muchas personas a testificar y sufrir un arresto.

Creo que el ICE está envalentonado de una manera nunca antes vista, y el Gobierno federal, en solo un par de meses, ha deshecho décadas de trabajo que invertimos en construir esta confianza, manifestó.

Jennifer Elzea, portavoz del servicio de inmigración, indicó en un comunicado que la agencia se mantiene ‘sensible’ ante las víctimas y testigos de crímenes, y en algunos casos los ayuda a obtener visas u otros estatus, pero remarcó que cualquier persona sin documentos puede ser deportada.

El ICE concentra sus recursos en individuos que representan una amenaza; sin embargo, como dejó claro el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, la agencia ya no eximirá a clases o categorías determinadas de extranjeros ilegales de la posible deportación, apuntó.

Pl/lam/mar

COMPARTIR