La acostumbrada reactividad, así como la locuacidad de la gente de la MUD troco en silencio y espera ante la suspensión de la recolección del 20% de la firmas porparate del Poder Electoral.

Tal mutismo se rompió solo después de que se pronunciara el departamento de estado de Estados Unidos. Este organismo acusó al gobierno de usar al CNE para bloquear el derecho de los venezolanos, irrespetando el principio de autodeterminación y soberanía de la República Bolivariana de Venezuela.

Luego, el secretario general de OEA –quien no oculta su escandalosa sumisión a los mandatos de Estados Unidos– se pronunció en los siguientes términos: “Hoy estamos más convencidos que nunca del rompimiento democrático en Venezuela. Es hora de tomar acciones concretas.”

Y como si fuera poco los expresidentes José María Aznar y Jorge Quiroga de España y Bolivia respectivamente expresaron que  “la hora de la verdad ha llegado” y que ya no hay tiempo para diálogos “dilatorios” que lo único que han logrado es “esconder presos y destrozar el Congreso.

Luego de todas las declaraciones referidas, a la 6 de la tarde del día de hoy fue cuando la Mesa de la Unidad Democrática hizo su puesta en escena con un guión que ya los venezolanos conocen bastante bien.

DF/

 

 

 

COMPARTIR