A solo días para la nueva cita en la mesa de diálogo entre Gobierno y oposición, el próximo martes 6, integrantes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) arrecian sus críticas sobre la toma de decisiones dentro de la coalición, pues consideran que las toma un cogollo y pretenden seguir engañando a la gente.

“Ese comunicado del ultimátum de la MUD -al que tampoco se consultó a la mayoría de las organizaciones- no fue avalado ni siquiera por el denominado G9”, denunció el secretario general nacional del partido Unidad Visión Venezuela, diputado Omar Ávila.

Aseguró que la MUD no puede seguir engañando con temas como la inclusión de la sociedad civil “cuando sabemos que los nombres propuestos corresponden a personas que hacen vida política en sus sectores”.

Fustigó el llamado de Primero Justicia que impulsó en solitario una recolección de firmas (desde el 30 de noviembre al 4 de diciembre) para ser presentados ante los mediadores y negociadores del diálogo.

“Nadie puede trabajar solo, ni grandes ni pequeños”, dijo.

Por su parte, el diputado Stalin González (UNT) considera que hay sectores fuera del diálogo que “atacan esta iniciativa para culpar a la MUD en caso del fracaso”.

Destacó que la oposición no está allí para solucionar los problemas del Gobierno, sino para atender los problemas del pueblo.

En la mesa del diálogo están ausentes Voluntad Popular, Vente Venezuela, entre otras agrupaciones de oposición.

María Corina Machado, coordinadora nacional de Vente Venezuela, dijo que a la MUD “hay que hacerle un juicio ciudadano y pidió “una renovación de autoridades” en el marco de su “autoevaluación”.

Por su parte. Roderick Navarro, activista del movimiento político libertario de Venezuela, explicó que “los partidos de la MUD que dicen que el diálogo fue un fracaso fueron los que prometieron revocatorio para 2016”. Agencias

COMPARTIR