El vicepresidente Aristóbulo Istúriz, señaló en la Plenaria Económica del Congreso de la Patria Internacional, que los “próximos seis meses son de esperanza” en el combate al desabastecimiento de alimentos y medicinas en el país.

“Vamos”, dijo, “a torcerle el cuello a la guerra económica”. Y agregó que “aquí se produce o se importa, el gobierno debe controlar los puertos, debe saber qué entra y qué sale, por qué las cosas están allí y a dónde van. Todo producto regulado debe ir a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap)”.

Istúriz comentó que la sustitución de importaciones, simplificación de trámites e incentivos a la exportación son prioridad para el Ejecutivo. Se refirió a un nuevo sistema de precios que no se dará de “un solo golpe sino progresivamente”, recordando los efectos del 27-F de 1989; y al mantenimiento de un dólar protegido y otro flotante.

“¿Que debe haber una sola tasa cambiaria? Ojalá y vamos a llegar a eso. Por ahora tiene que haber dos: uno para la comida y otro para lo que no es prioritario”, indicó.

El vicepresidente no descartó “un tercero o un cuarto” ajuste salarial para resguardar el ingreso de los trabajadores y manifestó que, en una primera etapa, se tiene previsto la entrega de unas 500 mil tarjetas de misiones.

En el segundo día de la Gran Misión Abastecimiento Soberano, fueron activadas las autoridades únicas para los puertos de Guanta, (Anzoátegui), Puerto Cabello (Carabobo), Maracaibo (Zulia), La Guaira (Vargas) y Guamache (Nueva Esparta), a fin de resguardar los productos básicos que ingresan al país y garantizar su distribución al consumidor final. En la presidencia de Bolivariana de Puertos (Bolipuertos) fue designado el Mayor General Efraín Velazco Lugo.

El ministro de Comercio Exterior e Inversión, Jesús Faría, reiteró que el ataque a la moneda venezolana, la especulación, el contrabando de extracción y la manipulación del aparato productivo es parte de la guerra económica que ha mutado a una “guerra total”.

Insistió que la solución es “cabalgar sobre las dificultades por la caída petrolera y la desestabilización externa”.

COMPARTIR