Miles de personas en distintos barrios de la ciudad y de la provincia de Buenos Aires, además de en otras regiones del país, participaron en el cacerolazo convocado por asociaciones de consumidores por los aumentos de tarifas del Gobierno.

“Hay que tener en cuenta a la marcha y valorarla como a todas las manifestaciones”, señaló el diputado oficialista Pablo Tonelli a Radio Nacional.

El principal punto de encuentro fue el emblemático Obelisco, en el centro de la capital argentina, pero la mayor parte de los usuarios participaron de los cacerolazos de sus respectivos barrios.

La convocatoria también tuvo éxito en las principales urbes del país, como en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, y en las ciudades de Córdoba, Mendoza y Rosario, las ciudades más importantes del país después de Buenos Aires.

Durante un acto este viernes, el presidente Mauricio Macri evitó referirse al primer cacerolazo que recibe la gestión de su Gobierno.

En horas de la tarde mantendrá un encuentro con autoridades del Ministerio de Energía para evaluar la gestión de la cartera.

Para Oscar Romero, diputado del partido peronista Bloque Justicialista, escindido de la coalición kirchnreista Frente para la Victoria (FpV), consideró que la manifestación había sido “muy importante” porque “demuestra la angustia de la gente”.

Desde Internet, el cacerolazo se agitó con las consignas #Ruidazo, #14J y #NoAlTarifazo y #ChauAranguren, en referencia al polémico ministro de Energía, Juan José Aranguren, expresidente de la filial argentina de Shell, que implementó en un comienzo subidas de hasta el 1000 por ciento en la factura final.

El diputado provincial Adrián Grana, de la coalición opositora FpV, denunció que los medios de comunicación “obviaron” el cacerolazo.

“No se lo promocionó ni en vivo ni nada, la convocatoria fue escondida y la tapa de Clarín lo demuestra”, señaló este viernes.

La Corte Suprema de Argentina otorgó el pasado martes al Gobierno de Mauricio Macri diez días para que informe sobre la subida en las tarifas de gas, a raíz de los aumentos desproporcionados en las tarifas de gas y electricidad que frenó la semana pasada la justicia federal en todo el país.

El Gobierno argentino anunció el lunes una subida máxima del 400% en las facturas residenciales, consciente de la reunión que tenía programada para el martes el máximo tribunal del país.

La Corte Suprema se pronunciará en agosto sobre el fallo del juzgado Federal de la ciudad bonaerense de La Plata (este) que suspendió los aumentos en todo el territorio.

 

COMPARTIR