El presidente de la República, Nicolás Maduro, manifestó que tras la muerte de Aníbal Chávez, alcalde del municipio Alberto Arvelo Torrealba del estado Barinas, y hermano del comandante Hugo Chávez,“nos queda el recuerdo de su palabra, acción y perseverancia. Deja la herencia más grande que se puede dejar, el amor, la moral, el trabajo hecho y la misión cumplida”.

Durante un contacto telefónico con el jefe de gobierno del Distrito Capital, Daniel Aponte, en el que se realizaba la entrega de títulos de tierras urbanas en Caracas, resaltó que este domingo, “es un día triste. Y en medio de esa tristeza hay que continuar esta batalla con ustedes”.

Maduro señaló que “perdimos a un hermano y compañero, se nos fue Aníbal, se lo llevó la vida, y ya va volando alto… un hombre de una gran moral, disciplina de trabajo, amor y fuerza, un Chávez Frías de verdad, así fue hasta el últimos segundo de su vida”.

Resaltó que, “hoy en la madrugada se despidió de esta vida y podemos decir, Aníbal, misión cumplida, leal a nuestro comandante Hugo Chávez  y sus ideales (…) siempre que uno lo veía él tenía una palabra de optimismo y lucha, estuvo enfrentando circunstancias de salud en las últimas semanas y se nos fue”.

Igualmente, el Jefe de Estado, transmitió sus condolencías a sus padres Hugo de los Reyes Frías y doña Elena Frías, así como a toda su familia, “mi abrazo comprometido y solidaridad (…) al recibir este duro golpe de perder otro hijo.”

COMPARTIR