Los Tigres de Detroit han tenido altibajos en la ofenisva en 2016. En parte, porque el venezolano Miguel Cabrera se ha visto involucrado en problemas de ponches a lo largo de la actual temporada de las Grandes Ligas.

Los felinos necesitan que el maracayero retome el ritmo de 2012 y 2013, cuando fue electo Jugador Más Valioso y ganó la Triple Corona (2012),  para evitar el augurio que vivieron en 2015: quedar fuera de la postemporada.

Los bengalíes actualmente marchan segundos en la división central de la Liga Americana a 6.5 juegos de diferencia de los Reales de Kansas City y tienen tiempo para conseguir el boleto para los playoffs, pero todo parece que irá del bate de Cabrera.

En lo que va de zafra, sin incluir la jornada de ayer, el criollo había sido recetado en 68 ocasiones. De los cuales 65, fueron en la primera parte del actual torneo.

Es la mayor cantidad de ponches para Cabrera antes de la pausa por el Juego de Estrellas desde que llegó a Detroit en 2008.

Además, julio no ha sido una esperanza para el bate del criollo y la tropa de la Ciudad del Motor. Este mes, Cabrera apenas batea para .214, con un solo extrabase  y par de remolcadas.

Otro que debe retomar el nivel de Jugador Más Valioso para ayudar a los Tigres a avanzar de ronda es el as de la rotación. Justin Verlander.  El derecho ha tenido una campaña regular con marca de  nueve triunfos y seis derrotas en 19 presentaciones. Pero su efectividad no ha sido la mejor al exhibir 3.19.

Meridiano

COMPARTIR