Diversas fuentes oficiales aseguran hoy que al menos 90 muertos y cuatro personas desaparecidas es el resultado de las graves inundaciones que afectan desde principios de enero al sur de Tailandia.

Más de 1,8 millones de personas han resultado perjudicadas por las riadas, según el último informe del Departamento de Prevención y Mitigación de Desastres.

Las provincias más dañadas son Nakhon Si Thammarat, con 14 muertos, y Surat Thani, con 10.

Las situación permanece “grave” en siete regiones, mientras que las aguas han comenzado a descender en otras cinco.

El Departamento de Meteorología pronostica precipitaciones moderadas entre el viernes y el domingo en las provincias sureñas, que esta semana registraron unos días de tregua ante la ausencia de lluvias.

Los meteorólogos también prevén olas de hasta 2 y 3 metros en el golfo de Tailandia, donde se encuentran algunas de las islas más turísticas del país, y se pide a los pescadores con botes de tamaño pequeño que extremen las precauciones.

Miles de soldados se encuentran desplegados en las provincias meridionales para reforzar las labores de auxilio a la población, sobre todo en las aldeas que han quedado aisladas debido a los cortes de carreteras y rotura de puentes.

Las precipitaciones se producen en época tardía, ya que el monzón suele concluir en la zona en noviembre o diciembre.

N24/

COMPARTIR