Cuando hablamos del cáncer más común en las mujeres, el cáncer de mama siempre aparece como el primero en la lista. A pesar de que es la primera causa de muerte por cáncer entre las mujeres, el cáncer del pulmón lo sigue bien de cerca, en el segundo lugar. ¿Sorprendida? Respira y sigue leyendo para que te informes y acudas a tu médico si piensas que estás en riesgo.

Andrea recuerda que su amiga Julia nunca fumó. Sin embargo, un día durante un chequeo médico, el médico le sugirió que se hiciera unas radiografías del tórax para revisar cómo estaban sus pulmones ya que Julia hacía algunas semanas se quejaba de una molesta tos. El médico había descartado que fuera algo grave, pues ella odiaba el cigarrillo. Sin embargo, se llevaron una horrible sorpresa: tenía una mancha en la radiografía que resultó ser un cáncer del pulmón. Si bien ella no fumaba, su esposo sí. Hoy Andrea recuerda muy triste a su amiga, que hace un año falleció por esta causa.

El caso de Julia no es un caso aislado. El cáncer del pulmón ha ido en aumento entre la población femenina en general, desplazando en sus estadísticas al cáncer de mama, que sigue cobrando muchas vidas al año. Entre las mujeres hispanas, el cáncer del pulmón no le ha robado aún el primer lugar al del seno, pero es la segunda causa de muerte por cáncer y las víctimas no siempre son las fumadoras.  Así que si pensabas que por no fumar, tu riesgo es mucho menor, tal vez no estés a salvo.

A pesar de que se necesitan más investigaciones acerca de por qué el cáncer afecta a las mujeres de forma diferente que a los hombres (a ellos también los afecta en gran medida, pero su incidencia ha disminuido), lo más probable es que exista un factor hormonal: los estrógenos parecen jugar un rol importante.

Además, los pulmones femeninos pueden ser mucho más sensibles al humo del cigarrillo que los pulmones de los hombres. Es decir, que pueden sufrir un daño celular a más temprana edad a causa del cigarrillo y que de igual forma, son más susceptibles a verse afectados por el humo de segunda mano.

¿Qué puedes hacer para detectar de manera temprana el cáncer de pulmón? Desafortunadamente, no mucho. A diferencia del cáncer de mama que puede detectarse mediante el auto examen o una mamografía, el cáncer del pulmón no cuenta con una alternativa similar. Tal vez por esa misma razón es que en la mayoría de los casos se diagnostica cuando ya está en una etapa avanzada y es más difícil tratarlo para eliminarlo.

Sin embargo, existen opciones como las radiografías (los rayos X) o la tomografía computarizada(otro tipo de radiografía en donde se obtienen imágenes de cortes transversales). Consulta con tu médico si fumas, o si has estado expuesta al humo de segunda mano, pues tus riesgos de desarrollar cáncer del pulmón son más altos.

Recuerda que la mejor forma de disminuir el riesgo de desarrollar el cáncer del pulmón es dejando definitivamente el cigarrillo. Deja de fumar por tu salud y la salud de quienes te rodean. No sea que tristemente, te suceda como a Julia.

 

COMPARTIR