Uno de los sobrinos de la primera dama, Cilia Flores, acusado de presunto narcotráfico, cumplió una semana recluido en una celda de aislamiento de la prisión neoyorquina en la que se encuentra, comiendo sin utensilios y casi sin ducharse, denunció el jueves su abogado.

David Rody, abogado de Franqui Francisco Flores de Freitas, dijo durante una audiencia en la corte federal de Nueva York, que su cliente vive en “condiciones horribles” y esa situación debe “terminar ya”.

“El (Flores de Freitas) es callado y obediente”, dijo Rody al juez Paul Crotty que preside el caso. “Esto es extremadamente injusto”.

El juez Crotty preguntó el jueves a la fiscalía el motivo por el cual Flores de Freitas se encuentra en una celda de aislamiento, a lo que los fiscales respondieron qué desconocen el motivo y que pedirán a la Oficina de Prisiones de la ciudad que corrija la situación. Rody describió a ambos sobrinos como “presos modelo”.

La audiencia ocurrió un día después de que Crotty diera un fuerte revés al equipo defensor de los sobrinos al dictaminar que el gobierno estadounidense no infringió la ley cuando interrogó a los acusados y obtuvo sus confesiones y que por lo tanto éstas serán usadas en el juicio, programado para empezar el 7 de noviembre.

Crotty también falló a favor del gobierno al dictaminar que no se destruyeron o manipularon pruebas que, según los abogados de los sobrinos, demostraban que son jóvenes corrientes que fueron inducidos a participar en una operación de tráfico de cocaína.

COMPARTIR