Un objeto esférico disparado desde muy cerca o a quemarropa causó la muerte del adolescente Yeison Natanael Mora Castillo, herido la tarde de ayer, durante el “plantón” convocado por la MUD, en la ciudad de Pedraza, en el eje andino del estado Barinas, a unos 600 kilómetros al suroccidente de Caracas, según informó un familiar hoy.

El joven falleció hoy a las de la mañana en el hospital central Luis Razetti, de Barinas, a donde fue trasladado desde el hospital de Pedraza, explicó María Celeste Gutierrez, esposa del padre de Yeison.

Precisó que el adolescente se dirigía desde su residencia a la casa de sus abuelos y que no se encontraba participando  en ninguna protesta.

La información sobre el “proyectil” proviene de la radiografía que le fue realizada y que muestra un objeto esférico que podría ser una metra. Asimismo el dato indica que el disparo fue a muy corta  distancia o a quemarropa.

En este caso se repite el uso  de proyectiles y posiblemente de armas artesanales, tal como ocurrió en los asesinatos del violinista Cañizales y del periodista Miguel Castillo en Las Mercedes, Caracas.

Sobre las circunstancias del hecho, la señora Gutierrez no tiene información y explicó que personas que se encontraban en la zona responzabilizan a efectivos de la GNB.

Yeison era el único hijo varón de su padre, Eulucidio Mora, y estudiaba y trabajaba, pues su familia es muy “humilde”.

El Ministerio Público comisionó a la fiscal 9ª del estado Barinas, Rosa Pumilia, para investigar la muerte.

De acuerdo con la información preliminar de la Fiscalía, el joven se encontraba en las adyacencias del lugar en el que se desarrollaba una manifestación, cuando repentinamente llegó un grupo de personas que efectuó varios disparos, hiriendo a Mora en la región craneoencefálica.

Vale mencionar que su padre y su madrastra forman parte de una organización campesina, cooperativa El Brazo de Maduro, que participa en el rescate del hato Las Mercedes, un latifundio de más de 7 mil hectáreas, en la misma zona. Son 400 campesinos que desde hace siete años esperan respuesta favorable del Instituto Nacional de Tierras (INTI), y ayer denunciaron que un grupo civil armado amedrentó y quemó diez ranchos de los solicitantes.

COMPARTIR