Un total de 300 trabajadores de Cervecería Polar, ubicada en San Joaquín, estado Carabobo, denunciaron que la empresa no ha acatado una medida de reenganche tras una suspensión ilegal ejecutada hace tres meses, situación por la que no perciben sus remuneraciones acordadas en el contrato colectivo.

“Denunciamos que Empresas Polar y su propietario, Lorenzo Mendoza dejaron a 300 padres de familia en la calle sin recibir su remuneración establecida en la contratación colectiva; esta medida fue tomada arbitrariamente y unilateral de una supuesta suspensión ilegal que nunca fue avalada por el ministerio del Trabajo (…) Ya se ejecutó la medida de reenganche la cual empresa cayó en desacato”, refirió Stanlin Zavala, vocero de los trabajadores.

Detalló que la empresa alega que para restablecer la remuneración el producto que Polar procesa debe encontrarse en el mercado, pero, según indica Zavala, la empresa cuenta con la materia prima para producir, ya que se reactivaron ocho líneas de producción recientemente.

“El señor Lorenzo Mendoza que demuestre de una vez que es un patronato, que simplemente quiere enriquecerse a costilla de los trabajadores ¿esa es la familia Polar que él pregona en toda Venezuela?”, dijo el vocero de los trabajadores. Agencias

COMPARTIR